Noticias

Diario del AltoAragón, miércoles, 27 de abril de 2005

Sociedad

XXI PREMIO DE INVESTIGACIÓN BOTÁNICA 'PIUS FONT I QUER'

Lérida concede a José Luis Benito un Premio de Investigación Botánica

  • El científico del IPE ha elaborado un catálogo florístico del Parque Nacional de Ordesa


José Luis Benito, a la derecha en la imagen, recogiendo el premio. - S.E.

José Luis Benito Alonso, investigador del Instituto Pirenaico de Ecología de Jaca, ha obtenido el XXI Premio de Investigación Botánica 'Pius Font i Quer' que otorga el Instituto de Estudios Ilerdenses de la Diputación de Lérida, por haber elaborado el catálogo florístico del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Este trabajo de investigación, de unas 400 páginas, está incluido en su tesis, titulada 'Flora y vegetación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, bases científicas para su gestión sostenible', que el próximo mes defenderá en la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona tras 8 años de trabajo, y para la que ha contado con una ayuda económica inicial del Instituto de Estudios Altoaragoneses y otra, el grueso, del Gobierno de Aragón.

JACA.- El galardón, que le fue entregado el pasado viernes e incluye una dotación económica de 4.500 euros y la publicación de su obra, premia una investigación ya realizada en el ámbito del Mediterráneo occidental. “Da nombre al premio un profesor de la Facultad de Farmacia de Barcelona, probablemente el botánico español más importante del XX. Fue quien, en el primer tercio de siglo, inició un ambicioso proyecto sobre flora del Mediterráneo occidental (la Península, las islas, el sur de Francia y el norte de Italia), que truncó la guerra civil”, explica José Luis Benito, para quien recibir este prestigioso galardón -”el único que conozco dedicado en España a la Botánica”- es un orgullo, dado el elevado nivel de quienes le antecedieron.

“Presenté el catálogo florístico, con cerca de 1.400 especies catalogadas, algo así como el 45 por ciento de la flora del Pirineo aragonés. Dado que es un territorio pequeño, unas 16.000 hectáreas, es mucha diversidad y esto se debe a que es muy escarpado, con un gran desnivel, desde la punta del Monte Perdido, que son 3.355 metros, hasta la parte baja, Añisclo, a 700 metros. Además, los valles están orientados al norte sureste-oeste, lo que da mucha riqueza de microambientes y microclimas”, indica.

En cuanto a las conclusiones de su trabajo, una de ellas es que “se han detectado plantas fuera de su ambiente, en altitud, 300 ó 400 metros más debajo de lo que les corresponde. Para averiguar por qué, pusimos unos termómetros automáticos con los que hemos podido medir el microclima de estos valles. La conclusión es que se produce inversión térmica, un fenómeno que si en general se da en situaciones esporádicas, aquí es prácticamente diario”. La explicación es que, aunque habitual es que la parte alta de la montaña sea más fría que la parte baja, “por el relieve tan escarpado de Ordesa, con una configuración este-oeste y unos paredones de más de 1.000 metros de desnivel, el sol no entra en el fondo del valle desde noviembre a febrero, y el resto del año lo hace durante muy pocas horas, con lo que el aire frío se estanca abajo”. Al mismo fenómeno se debe la existencia de plantas de umbría en zonas de solana, añade.

En cuanto a plantas significativas que pueden estar en otras zonas de Europa, pero en España se encuentra aquí, destaca una pequeña hierba, la Carex ferruginea; la Corallorhiza trifida, una orquídea también pequeña "que existía en otras dos zonas del Pirineo hasta que cortaron los bosques en que vivía"; otra orquídea, incluida en el plan de recuperación de especies amenazadas de Aragón, la Cypripedium calceolus o zapatito de Venus; la Borderea pyrenaica, "un endemismo del Pirineo central, la única hierba europea polinizada por hormigas, capaz de vivir 300 años y cuyos parientes próximos están en clima tropical, así que es una reliquia de la época del Terciario"; y la Pinguicula longifolia, carnívora, que convive con un ácaro que aprovecha lo que la planta no asimila.

Luisa PUEYO

http://www.diariodelaltoaragon.es/noticias/detalle.php?id=110777

Noticia en la web del CSIC
 


AragónInvestiga.org, 2 de mayo de 2005

Un catálogo florístico del Parque Nacional de Ordesa obtiene un Premio de Investigación Botánica

José Luis Benito, investigador del Instituto Pirenaico de Ecología (IPE), ubicado en Jaca y perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha ganado el premio más reconocido en Botánica: el XXI Premio Pius Font i Quer, otorgado por el Instituto de Estudios Ilerdenses de la Diputación de Lérida, con una dotación económica de 4.500 euros.

El trabajo galardonado consiste en un catálogo florístico de Ordesa y Monte Perdido, con cerca de 400 páginas, que cataloga un total de 1.400 especies. Esta investigación es parte de la tesis doctoral "Flora y Vegetación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, bases científicas para su gestión sostenible'', en la que Benito ha empleado ocho años de estudio y que defenderá dentro de unas semanas en la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona.

Enorme variedad floral

Esta es la primera vez que una investigación botánica abarca todo el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, compuesto por un total de 16.000 hectáreas, en las que es llamativo que sólo en este espacio se encuentre cerca del 45% de la flora del Pirineo Aragonés. ''Esto se explica por el gran desnivel de este Parque, que abarca casi todos los ambientes del Pirineo Meridional Calizo, desde los 700 metros del clima mediterráneo hasta los 3.355 metros de Monte Perdido. También se debe a la orientación, porque hay valles orientados de Este-Oeste, como el Valle de Ordesa, y de Norte-Sur, como el Valle de Añisclo'', afirma este investigador.

Realizar este extenso catálogo florístico del Parque Nacional de Ordesa obedece a la curiosidad científica de José Luis Benito, ''de ver las especies que hay en esta parte, caracterizada por la variedad de ambientes y de ser el macizo calizo más alto de Europa'', detalla. Pero detrás del aspecto puramente científico está la utilidad práctica, ''este catálogo servirá de referencia para gestionar el espacio natural, realizar actuaciones'', finaliza José Luis Benito, que ha podido emplear ocho años de investigación en esta tesis del Parque Nacional de Ordesa, gracias a la financiación del Instituto de Estudios Altoaragoneses, del Gobierno de Aragón, del CSIC y del propio Parque.

Pero este botánico no sólo se ha ocupado de esta tesis, dirigida por Luis Villar, investigador científico del CSIC, sino que ha colaborado en proyectos como el de ''Vegetación y Cambio Climático en Ordesa'', o ''Mapa de vegetación del Parque Nacional de los Pirineos (Francia)''.

Rosa Castro

Noticia en AragónInvetiga

 

www.jolube.es